El 26 de junio se inaugurará en el Museo del Prado la exposición Murillo y Justino de Neve: el arte de la amistad.

En ella se exhibirán un conjunto de obras tardías de Murillo (1617-1682), el artista más representativo del barroco español. El museo madrileño organiza esta exposición en colaboración con la Fundación Focus-Abengoa de Sevilla y la Dulwich Picture Gallery de Londres, y estará compuesta por 18 piezas únicas pertenecientes a las dos últimas décadas de actividad del genial pintor sevillano. La muestra permanecerá en Madrid hasta el 30 de septiembre. El Hospital de los Venerables, en el cual se encuentra la sede de la anteriormente citada fundación sevillana, será su segundo destino (de octubre de 2012 a enero de 2013). Finalmente la exposición viajará a la galería londinense (de febrero a mayo de 2013), que será su última sede.

Justino de Neve, canónigo de la catedral de Sevilla, fue un importante mecenas del creador hispalense. La amistad que mantuvieron fue vital para que el artista obtuviese algunas destacadas comisiones, como los grandes lunetos de la Fundación de Santa María la Mayor o la decoración de la Sala Capitular de la Catedral. Como prueba de su amistad, Murillo pintó su retrato en 1665 y le nombró ejecutor de su testamento en 1682.

 

 

Anuncios