El Festival de la Guitarra de Córdoba sigue dándonos la oportunidad de disfrutar de buenos conciertos a cargo de grandes artistas.

El pasado jueves disfrutamos en el Teatro de La Axerquía del mítico Andrés Calamaro. El argentino se presentó con un look muy rockero y sus imprescindibles gafas de sol, inició su concierto cantando flamenco, haciendo un guiño a la ciudad en la que se encontraba. Saludó a Córdoba, saludó a los cordobeses y reconoció que el público de Córdoba era el mejor “de por aquí”.

Feliz de encontrarse en un festival tan importante al que bautizó como “Festival Nacional de Guitarras” nos hizo disfrutar y cantar con él un repertorio de lo más variado. No faltaron temas como “El Salmón” o “Alta Suciedad”, temas que todos sabíamos y coreábamos aunque no era fácil seguir el ritmo del cantante, que cambiaba el tono de la canción haciendo casi  una canción nueva, una versión totalmente distinta a como suena en sus discos. Rockero y romántico a partes iguales puso sobre el escenario “El día que me quieras”, “Paloma” y “Te quiero igual”.

La idiosincracia de Calamaro quedó patente en todos los temas del concierto, en las casi dos horas de coplas hubo tiempo para un apático Calamaro cantando casi sin ganas y olvidándose de la letra, y para un entregado Andrés que terminó besando el suelo del escenario al ver que las 1.500 voces que casi llenábamos el teatro, cantábamos al unísono aquello de “flaca, no me claves tus puñales…”

Fue un concierto casi íntimo, extraño a veces, sensacional en todo momento.

Anuncios